CONSTELACIÓN FAMILIAR

Introducción a la constelación familiar:

        Es una técnica alternativa encaminada al descubrimiento y reconocimiento de todos aquellos aspectos que tanto sufrimiento nos causan por el desconocimiento de la raíz del conflicto.

        Una constelación familiar no ofrece la oportunidad de liberarnos de las  nefastas consecuencias  que conlleva el acarrear inconscientemente secretos familiares, abortos, incestos, infidelidades, abandonos, muertes, asuntos inconclusos etc., transmitidos de generación en generación a través de  nuestros árboles genealógicos, y guardados como propios, cuando en realidad no nos pertenecen. Podríamos incluir como ejemplos: los miedos irracionales, reacciones emocionales ante determinadas situaciones o personas, compulsiones, etc.


Ingredientes básicos para participar en una constelación familiar:

-El amor.

-El perdón.

-Certeza de que todos los seres humanos somos entes energéticos.


Categorización de los participantes según el papel desempeñado en la constelación:

1-Participante específico que constelará su familia e indagará en su árbol genealógico.

2-Participantes seleccionados que suplantarán a los miembros de la familia constelada.

3-Participantes cooperantes en la constelación del participante específico y su familia.


En qué consiste y cómo funciona una constelación familiar:

Para poder llevar a cabo una sesión de constelación familiar se requiere de: 



Un número indeterminado de participantes.

Un participante en específico que desee constelar su familia, o indagar en su árbol genealógico.

Unos participantes seleccionados de la totalidad de los participantes suplantando a los miembros de la familia   

La sesión se inicia  con la instrucción por parte del constelador  al participante específico que desee constelar su familia, que elija tantos participantes cooperantes como miembros directos de su familia, es decir, padre, madre y número de hermanos. Esta selección se realizará de manera indiscriminada, sin ceñirse a ningún criterio en específico, pudiendo incluso asignar el papel de padre a un participante del sexo femenino. El mundo de la constelación no distingue géneros, solamente entiende de energías.  Aunque ésto, aparentemente, pueda resultar absurdo, no lo es. La energía presente en el lugar mueve sus hilos invisibles para que todos los participantes cumplan con sus papeles, es decir, el campo energético ha jugado un papel decisivo para que ese encuentro tuviese lugar.

      Cabe señalar que aquellos participantes seleccionados no recibirán más instrucción que el rol que se les ha asignado, cosa que  lo hará el participante específico. A partir de este momento, los miembros de la familia seleccionados serán distribuidos en la sala, de pie, de tal forma que    puedan, como primer paso, mirarse fijamente  entre los mismos miembros de la familia.

      Siguiendo las indicaciones del constelador, cada participante fijará su mirada en el otro/a colocado frente a él/ella, y se dejará llevar por lo que en ese momento surja o sienta en ese encuentro energético con el otro.  Se experimentarán emociones, sensaciones, sentimientos cuyas raíces sean unos  BLOQUEOS, RESISTENCIAS Y RESENTIMIENTOS.

El propósito es IDENTIFICARLOS y SOLTARLOS a través del AMOR y del PERDÓN para alcanzar LA LIBERACIÓN deseada.

       A ese primer encuentro cara a cara de los miembros familiares, se irán  añadiendo progresivamente  otros participantes cooperantes que irán incorporándose paulatinamente, cuando el constelador inicie un “viaje virtual en el tiempo”, incluyendo, añadiendo y combinando, de uno en uno, a aquellos participantes cooperantes que se consideren energéticamente oportunos en el momento. En estas combinaciones se comenzarán a incluir a aquellos participantes que se encuentran en el grupo de los cooperantes inicialmente no seleccionados como miembros de la familia, de tal manera que se acabará por formar una cadena humano-energética en la que el común denominador de todos ellos será un flujo energético que ya estaba ejerciendo su presencia antes, incluso, del inicio de la sesión. Será como una cuenta atrás, y cada encuentro por pareja representará una generación anterior a la primera presente de ese árbol genealógico que recién ha comenzado a desplegarse.

        La labor que el constelador desempeñará en cada encuentro será la de percibir, sentir las emociones desatadas en ese instante, determinar cuan intensas son la emociones, y la posibilidad de zanjar el conflicto desencadenado. De no ser así, se proseguirá en la búsqueda de la raíz del conflicto  echando mano de más participantes cooperantes y añadirlos a la cadena. Cuanto más larga es la cadena humana, mayor es la búsqueda retrospectiva de la raíz del conflicto desencadenado inicialmente, llegando en ocasiones hasta la decimoquinta generación, por muy increíble que parezca.

Será de vital importancia responder a las preguntas del constelador lo más clara y precisa posible respecto a las sensaciones y emociones que se estén experimentando para, poder así, facilitar la labor del mismo en la interpretación de tales emociones o de la ausencia de las mismas, tan válidas e importantes para el constelador estas últimas como las anteriores.


        Aquellos participantes canalizando energéticamente a los familiares de una generación específica que, tras responder a las preguntas del constelador, y expresar sus emociones, deseen  poner un punto final y resolver el conflicto manifestado, marcarán el punto de inflexión de retorno en dirección inversa hasta llegar a la primera  generación, o punto de partida.

Cada vez que ocurra esto, y el conflicto se haya resuelto, los participantes abandonarán la cadena.    

        El constelador continuará su labor dirigiéndose a los participantes de la generación anterior. Ésta, sumergida ya en el flujo energético, al igual que el resto de la cadena humana, se ha beneficiado subconscientemente del impacto positivo de la resolución del conflicto de la generación posterior. Visualícenlo como el “efecto dominó”.

Su labor, una vez más, será cerciorarse que la intensidad de las emociones se reduzca al máximo, hasta el punto de que se vuelva a dar otro acto de perdón y amor entre ellos. Esto se realizará mediante el ejercicio de las miradas y seguimiento de la intensidad de las energías, en ese momento aún activas. El último paso en el proceso del perdón amoroso siempre lo darán los mismos participantes en cuestión, siempre y cuando realmente lo sientan en sus corazones. Ese acto de amor y perdón siempre será sellado con abrazo entre la pareja, no sin antes asegurarse que la carga energética se ha diluido del todo. Ésto significará que otra generación habrá sanado, y así sucesivamente hasta regresar al punto de partida o primera generación.

Aspectos generales importantes a tener en cuenta en una constelación familiar:

       Las sesiones también están empapadas de situaciones anecdóticas y graciosas, tan validas desde el punto de vista terapéutico. Reitero, nada de lo que se diga o se haga es el resultado de una inocente casualidad.

     Todos los participantes se dejarán llevar por lo que sientan en cada momento sin analizar, sin cuestionar sus propias reacciones y sentimientos, por muy impropios que puedan ser a su persona.

       El participante específico que constele su familia, podrá identificar y reconocer a cada uno de sus miembros familiares por sus comportamientos, actitudes, expresiones verbales y corporales, y todo ello gracias a la invisible labor que la energía  ejerce en ese momento sobre ellos.

      En cada encuentro humano–energético se verbalizarán, exteriorizarán, esos no dichos, secretos, infidelidades, fallecimientos, desapariciones de manera espontánea. El participante específico tendrá conocimiento consciente de algunos de los incidentes que salgan a la luz, bien  por referencias familiares o por haberlas vivido en primera persona, pero aquellos incidentes desconocidos que afloren, aunque desconocidos, están ejerciendo la misma influencia  en nuestras vidas a nivel subconsciente porque la energía es atemporal, es decir, no distingue del pasado, presente ni futuro.

Dentro de estos secretos están las personas que han sido olvidadas dentro de las familias por ser, entre otros muchos ejemplos, las deshonras de las familias, a las cuales se dejaron de lado o las que no tuvieron luto, en el caso de fallecimientos o abortos. Aún a pesar de no ser conocidos por las generaciones posteriores, estos continúan presentes en el inconsciente familiar e individual intentando recuperar el lugar que les corresponde en el clan familiar.





Alcance y efectos sanadores de una constelación familiar:

           El alcance del efecto sanador no se limitará al participante específico que decidió constelar o indagar en su árbol genealógico. El impacto de la onda expansiva alcanzará al resto de la estructura de su familia, ya que cuando alguien toma la decisión de “sacudir” energéticamente su árbol, todos los miembros de esa familia experimentarán cambios en sus vidas, siendo en algunos más obvios que en otros. Así mismo, este impacto surtirá los mismos efectos transformadores sobre el resto de los participantes cooperantes presentes durante la sesión, así como sobre sus familias.  

          Identificarán los conflictos del sistema familiar, laboral o social que están dificultando el flujo armónico de vuestras vidas. Se detecta el problema verdadero, así como la solución y el camino hacia ella.

          Se retomará aquel lugar en la familia que le corresponde al miembro por su orden natural, reconocerá la estructura de la familia tal como era y es. Entonces, no solo se libera la carga energética que no te corresponde sino también aquella energía tóxica que bloquea a otros miembros del clan familiar.

          El amor fluirá de nuevo libremente.

          Se aprenderá a reconocer los escenarios principales donde   surgen   estos conflictos: Relaciones humanas en general que actúan como nuestros espejos.

Se aprende a honrar y respetar a aquellos a los que les corresponde, p.ej. a los padres que han dado vida. Así se crea una imagen del inconsciente individual y familiar.

Os enseñará de una manera viva e impresionante la conexión inconsciente con los seres humanos que han determinado persistentemente nuestra vida (padre, madre, hermanos, abuelos, tíos, parejas, niños propios...).

Últimas apreciaciones y valoraciones sobre la constelación familiar:

        El liberar cargas emocionales tóxicas en un árbol familiar es un gran logro que cada uno de los participantes experimentará después de una sesión de constelación. Poco a poco os percataréis de cambios en vosotros mismos y en los demás. Esta disolución de bloqueos y emociones será más efectiva en la medida que se participe de más constelaciones.


Por último, no se olviden de felicitarse a sí mismos por la oportunidad y el permiso que se han otorgado y por la valentía a experimentar una vivencia de estas características tan sutil y delicada de expresar con palabras. Esta descripción es, solamente una muestra de  la punta del iceberg que está por descubrir en cada una de nuestras vidas, pero esto sólo lo podéis  hacer vosotros.


Constelación Familiar

Sé la mejor versión de ti mismo / a.

Entra en ti